por adriano el 2019-10-23

Este viene siendo un breve resumen de mis pensamientos de estos días, empezando desde la semana pasada.

van Rysselberghe:

"Nadie vio venir esto"

Yo:

Es como Monty Python y la Inquisición Española: cada vez que listo todas las weás que llevaron a esto, dos minutos después de terminar me acuerdo de otra cosa. Y el inútil de Piñera hablando de guerra. Y su general a cargo desautorizándolo.

Ah. Otra:

Como dije: esto es como la Spanish Inquisition. Wait, I'll come again...

Ayer escuchaba que el gobierno "Quiere dialogar pero no puede porque no hay contraparte." Habrá que mandarles una copia de Fuenteovejuna a cada uno de estos borregos para que entiendan qué pasa? ES TODO EL PUEBLO. Lo siento mucho si no tienen contraparte. Van a tener que estudiar, entender, consultar a mucha gente, proponer, y darse un par de hostiazos. No va a ser fácil. Así cobran también, lacras.

Nada, recordando cómo Primo Levi en Auschwitz encontró a un científico que se sorprendía de que Levi y sus compañeros estuvieran tan sucios, y Levi pensando " der Mann hat keine Ahnung", "este tipo no se da cuenta". Y así don Larraín, Fontaine, Piñera. Doña van Rysselberghe.

Un jefe mío hablando de que había que reprimir más, eliminar al "lumpen". El "lumpen" que crearon ellos mismos, que ellos cultivaron con desprecio y desamor por cincuenta años. Por lo demás, llaman lumpen a cualquier cosa. Los estudiantes saltando molinetes eran lumpen para esta gente.

Hablando otra jefa también, hace un tiempo, de cómo la educación debe ser con becas, "para el que quiera estudiar". No se dan cuenta que todos, dada la chance, quieren estudiar. Y si alguien está tan embrutecido que no le da, hay que distinguir el esfuerzo en ayudarlo. Al "lumpen" lo querían arreglar Sarmiento, Pedro Aguirre Cerda, paternalistas pero educando al soberano al fin. Estos de hoy crean pobres y luego quieren eliminarlos a balazo limpio. Pequeños dioses fallidos.

Para cerrar repuntando: Estoy mal por la tremenda e insensata violencia de los saqueadores y de la policía y los militares. Estoy temblando de rabia por el cabrón de presidente que se descolgó con "Estamos en guerra". Pero estoy tremendamente contento porque tengo la esperanza de ver que Chile mejora, de que su gente no se calla más. Vamos.

Imagen por Quino Al en Unsplash

quino-al-bVAu8XCzGio-unsplash.jpg